Sobre bebés que revolucionan vidas
Eventos

MALAS MADRES: ¡hoy toca desmadre!

Ayer fui a ver la película Malas Madres con Edu, aprovechando que el peque está con los abuelos de vacaciones y sí, me gustó. Pero me gustó con matices.

Creo firmemente en el Club de las Malas Madres creado en España, de hecho, soy súper fan. Pero creo que la película – aunque en el fondo reclama lo mismo – no refleja para nada la vida de una mala madre española normal y corriente al uso.

Malas Madres: Cosas que chirrían en la película

La protagonista fue madre a los 20 años y en el momento presente, 32 años, es directiva a jornada parcial en una súper cool empresa de café. Viven en una preciosa casa unifamiliar y tienen dos coches, aunque presentan a su marido como un vago redomado del que se acaba divorciando.

Para ser realista en España:

  • Ser madre a los 20 años y haber podido estudiar una carrera ya es un logro importante, no digo que imposible, pero no es lo habitual.
  • Tener 32 años y ser mujer directiva en una empresa, también, lamentablemente es una cosa poco habitual y si tienes hijos, olvídate.
  • Ser directiva a jornada parcial en una empresa súper cool es una cosa digna de ser escrita por el Sr. Moro en su Utopía.
  • Llevar tacones de aguja y correr como una posesa por todas partes, también lo veo un poco exagerado…

malas madres

Malas Madres: Coincidencias con la vida real

Realmente, sí que existen cosas en la película que coinciden con el mundo real. La protagonista, es una abnegada madre que trabaja, se ocupa de la casa, el perro, la compra, los niños y sus deberes y actividades extraescolares … pero tiene olvidado a su marido. Y es que no se puede ser perfecta, no se puede ser un 10 en todas las facetas.

Y precisamente de esto trata la película, no puedes ser un 10 en todas las facetas y no hay que morir en el intento por conseguirlo.

Así que si un día – o dos o tres – no te da tiempo a bañar al niño, o le das un potito comprado, en lugar de hacerle el puré, o le dejas con una canguro para irte al cine o de cena con tu chico, o con tus amigas, relájate y disfruta del momento. Pero sobretodo, no tengas cargo de conciencia, y siéntete una mala madre, porque tu hijo va a sobrevivir y además agradecerá tener una madre un poco menos loca y menos estresada.

Así que todas al cine a ver Malas Madres, porque hoy, toca desmadre.

Documentalista, entusiasmada con el Marketing Digital y sobretodo mamá de Mateo. Un pequeño ser que cambió mi vida de manera radical, profesional y personalmente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies